Formas de inversión de Oro y Plata

Inversion en oro y plataFormas de inversión de Oro y Plata

Pese a que hoy en día las inversiones se concentren en la acumulación de capital en base a la compra de propiedades, la prestación de servicios o la compra y venta de acciones en las distintas bolsas de valores, es sabido que la inversión en oro y plata sigue siendo una opción viable dentro de la actual inestabilidad de los mercados financieros basados en la deuda y el intercambio del papel-moneda.

 

El oro y la plata en alza en la crisis

Una de las razones por la cual la inversión en estos metales se perfila como una opción acertada por el común de la gente es que, tal como señala Forbes –revista especializada en el mundo de los negocios y finanzas–, en la actualidad la situación de los metales preciosos como lo son el oro y la plata se basa en su histórica apreciación y el actual aumento en la acumulación de estos. Al parecer, desde Asia se está produciendo una significativa compra de oro y plata, lo cual produce una escasez de la circulación de estos metales dentro de los mercados mundiales. Y es dentro de este contexto mundial donde hay que considerar que ante una mayor demanda y una menor circulación de estos metales dentro del mercado, mayor será el precio en el futuro.

 ¿Cuando comprar oro y plata?

Dentro del mercado de estos metales es importante reconocer un par de indicadores de utilidad que van más allá del precio fijado por los distintos mercados, estos son la la base y la cobase, las cuales en palabras simples hacen referencias a la cantidad de oro en circulación más (o menos) la proyección a futuro de contratos que involucran el intercambio en moneda-oro, o sea las proyecciones que se tiene del mismo mercado.

 

En tiempos de crisis económicas, el oro y la plata se convierten en una especie de seguro financiero transformándose entonces en una de las inversiones más seguras, así como una de las con mayor potencial para aumentar su riqueza, puesto que el valor de estos metales obedece a una valorización ajena a la devaluación del papel-moneda. Basta con repasar un libro de historia y percatarse que en las  distintas culturas (y en distintos momentos históricos; con siglos e incluso milenios de diferencia entre un momento y otro) el oro y la plata, como metales preciosos, han sido siempre cruciales para definir el valor de las cosas dentro de las sociedades complejas y organizadas.

Diferentes formas de comprar oro y plata

 

A la hora de comprar, y en virtud del libre intercambio del oro y plata físicos, es ideal adquirirlo en forma de monedas (e incluso lingotes certificados), puesto que esto asegura una facilidad de intercambio y negociabilidad mayor. Por otro lado, la adquisición de oro con aleaciones de otros metales o incrustaciones de piedras preciosas puede sumar un valor agregado al metal en sí, sin embargo se expone a otros factores peligrosos como lo son, por ejemplo, el robo. Al respecto cabe hacer una salvedad, la compra de monedas de oro y plata para intercambio depende tanto del gramaje del metal adquirido, así como de la aleación con la que esté hecha la moneda, puesto que el oro es un metal blando y fácil de rallar, siendo las ralladuras y abollones un motivo de depreciación de éstas. Ojo entonces con la fuente emisora de las monedas, procurándose mantenerse siempre al tanto de las características de lo que se está comprando, asegurando así los porcentajes de pureza de las aleaciones.

¿ Por que comprar oro y plata?

En conclusión, en medio de estos álgidos tiempos financiera y políticamente inestables, la posesión de metales como el oro y la plata (en físico) se vuelve una inversión segura al comportarse no solo como un bien personal de cuantioso valor, sino que se vuelven una protección ante la inflación y la deflación. Por tanto, la compra de oro y plata se vislumbra como una buena inversión para el mediano-largo plazo, donde las tasas porcentuales al rededor de la cotización de estos metales crezcan en función (o en consecuencia) de la actual tendencia o momento histórico en donde la posesión de oro y la plata se posicionan como un salvavidas en medio de un mar de incertidumbre social, política y monetaria.